dissabte, 20 de desembre de 2008

El Capitalismo cortocircuita nuestro cableado moral

por Gary Olson


En un reciente artículo en el New Yorker, Naomi Klein observa astutamente que "El colapso de Wall Street debería ser al Friedmanismo lo que la caída del Muro de Berlín fue al comunismo autoritario, la reprobación a una ideología." Eso espero. El colapso del sistema financiero de 2008 ofrece una oportunidad excepcional para cuestionar ciertos supuestos subyacentes de nuestra economía capitalista de estado y su ideología neoliberal.

Durante los últimos años he escrito acerca de la investigación neurocientífica, la cual muestra que el cerebro humano está predispuesto para la empatía, la habilidad de ponerse en el lugar del otro. Se trata del descubrimiento del sistema de neuronas espejo (mirror neuron system or MNS), un hallazgo que para algunos científicos rivaliza con lo que el descubrimiento del ADN significó para la biología. Los detalles técnicos que muestran cómo la moralidad se halla enraizada en la biología, prefijada en nuestros circuitos neuronales via evolución y no por don divino no caben en este artículo. Pero nuestra comprensión aumenta a un ritmo exponencial y es convincente. Este mismo año, el magnífico libro "Mirroring People" (NY: Farrar, Strauss and Giroux, 2008) del neurocientífico de la Universidad de Los Angeles (UCLA) Marco Iacoboni hizo accesible esta importante investigación científica al público en general.

Sin embargo, no debemos subestimar las barreras a la apreciación de éstos descubrimientos por parte del público. En la cúspide de los malentendidos está la cínica, incluso desesperante, duda sobre la existencia de un instinto moral para la empatía. Desde las doctrinas del pecado original y Ayn Rand hasta Alan Greenspan y David Brooks, ciertas interpretaciones de la naturaleza humana han funcionado para invalidar las respuestas empáticas. En palabras del renombrado estudioso de los primates Frans B.M. de Waal "Necesitas adoctrinar a la gente eliminando la empatía para poder llegar a posiciones capitalistas extremas."

Sabemos que las culturas se crean para premiar a algunos y poner a otros en desventaja. Los capitalistas mantienen en parte su dominio creando, sutil pero activamente, las normas culturales prevalecientes en la sociedad. Los escritos de Antonio Gramsci nos recuerdan que este control se logra a través de los medios de comunicación, la educación, la religión y la cultura popular, haciendo que las clases subordinadas asimilen ciertas ideas como "sentido común." No es que no ocurran desviaciones individuales en los intersticios de la sociedad, pero generalmente éstas no amenazan al control de la élite.

Si asumimos que el cerebro humano, o más específicamente, el sistema de neuronas espejo antes mencionado, es el objetivo implícito de la propaganda de la élite, entonces el colapso económico actual nos proporciona una oportunidad sin precedentes.

Quizás nunca desde 1930 han sido nuestros ciudadanos tan escépticos sobre las creencias populares acerca de nuestro sistema socioeconómico. Es decir, se pone de relieve la narrativa cuidadosamente fabricada de la identidad de mercado capitalista y sus supuestos sobre la naturaleza humana.

La realidad económica no sólo ha desmoronado el modelo canónico del Homo economicus, sino que la robusta evidencia empírica ofrece prometedoras respuestas alternativas a las cuestiones básicas sobre la naturaleza humana. Entre paréntesis, otros muy bien considerados estudios transculturales revelan que el comportamiento en el propio interés predicho por el axioma del egoísmo simplemente no se materializa y la cooperación es la norma.

Por supuesto existen también impulsos predatorios y crueles en nuestra naturaleza, con sus propias correlaciones neuronales y orígenes evolutivos. Pero ahora sabemos que organizar una alternativa a nuestro vicioso sistema de hiperindividualismo "natural" mejorará las oportunidades de que afloren los aspectos empáticos de nuestra naturaleza. La historiadora social Margaret Jacobs me hace sentir optimista con su perspicaz observación: "Ninguna institución se encuentra a salvo si la gente simplemente deja de creer en las asunciones que justifican su existencia." En ello se encuentran nuestro reto y nuestra responsabilidad.

Gary Olson, Ph. D. es catedrático del Departamento de Ciencia Política del Moravian College, Bethlehem, PA.


Fuente: commondreams.org

dilluns, 15 de desembre de 2008

In the womb - Del ventre al món - En el vientre materno

La concepció. La celula més petita del cos humá, l'espermatozoo, s'uneix a la més gran, l'òvul, on es fusionen donant lloc a una célula nova.



La transformació i el viatge, célules mare.



8 setmanes, fetus.



10 setmanes.



12 setmanes, primer terç del embaràs.



24 setmanes.



El sentit més desenvolupat del fetus, l'oïda.



26 setmanes, el cor desbocat.



28 setmanes, el primer record del cervell.



38 setmanes, comença el compte enrere.




.

diumenge, 14 de desembre de 2008

In the womb - Del ventre al món.

EDUCATE YOURSELF - APREN PER TU



Documental sencer,documental completo: pincha aquí

.

dimecres, 10 de desembre de 2008

Torturing Democracy - Democracia torturada, torturadora?

ANNOTATED TRANSCRIPT, TRANSCRIPCIÓN ANOTADA, Podeis acceder desde la página original al documento en PDF, aquí/click here

TORTURING DEMOCRACY
Produced by Washington Media Associates
In Association with the National Security Archive
Produced by Sherry Jones
Co-Producer Carey Murphy
Narrated by Peter Coyote
Edited by Penny Trams and Foster Wiley





Las enmiendas números cinco, ocho y catorce de la Constitución de los Estados Unidos, prohiben el trato cruel, inhumano o degradante.

NARRADOR: Los ataques fueron sin precedentes en su osadía, y en su poder de destrucción. Cuando el presidente escuchó los primeros informes en una escuela elemental de Florida, el vice presidente ya había sido trasladado al bunquer bajo la Casa Blanca. Allí, vió caer la segunda torre.

PRESIDENTE GEORGE W. BUSH: "Esta noche somos un país que ha despertado al peligro y es llamado a defender la libertad. Nuestro dolor se ha transformado en enojo, y el enojo en resolución. Tanto si llevamos a nuestros enemigos a la justicia como si llevamos la justicia a nuestros enemigos, se hará justicia."

NARRADOR: En la Casa Blanca, el miedo a un segundo ataque era palpable. El tono - agresivo.

Vice Presidente DICK CHENEY ( 16 Septiembre 2001): "Tenemos que trabajar también en algo así como el lado oscuro, si ustedes quieren. Tenemos que pasar tiempo en las sombras del mundo de la inteligencia. Mucho de lo que necesita hacerse aquí, tendrá que hacerse calladamente, sin discusión alguna, utilizando fuentes y métodos a disposición de nuestras agencias de inteligencia, si es que hemos de tener éxito. Ése es el mundo en el que operan esos tipos."

RICHARD SHIFFRIN: Deputy General Counsel, Inteligencia, Departamento de Defensa (1998-2003): Cuando ocurre el 11-S, nuevas, radicales, revolucionarias, incluso extrañas ideas son traídas al frente. El 11-S creó o contribuyó a la creación de lo que se convirtió en una tormenta perfecta.

NARRADOR: En el centro de la tormenta se encontraba el Vice Presidente Dick Cheney.

RICHARD SHIFFRIN: Cuando se ponían fotos en las oficinas del brazo ejecutivo, en el pasado era, como en el Departamento de Defensa, sería el Presidente, el Secretario de Defensa. En esta administración, era el Presidente y el Vice Presidente y después el Secretario de Defensa.

NARRADOR: Richard Shiffrin era un abogado civil de alto rango en el Pentágono entonces.

RICHARD SHIFFRIN: El Vice Presidente no se encuentra en la cadena de mando -- en la cadena de mando militar. El Secretario de Defensa informa directamente al Presidente. Pero el Vice Presidente tomó claramente un perfil que era, por lo menos, no tradicional en la historia reciente.

NARRADOR: En ese papel, el Vice Presidente y su consejero legal, David Addington, presionaban su creencia compartida en el poder presidencial sin grilletes.

Addington convocó a un grupo de políticos de ideas afines: Alberto Gonzales, que fue el brazo legal del Presidente desde sus tiempos juntos en Texas; Tim Flanigan, el segundo de Gonzales en la Casa Blanca; William "Jim" Haynes, el protegido de Addington que era ahora el abogado general del Pentágono, y John Yoo, a quien un colega tildó de "bendición del cielo". El puesto de Yoo en el Departamento de Justicia significaba que en la rama ejecutiva, sus opiniones políticas tenían peso de ley.

Los cinco abogados se reunieron a puerta cerrada en la Casa Blanca o en el Pentágono, y se llamaban a sí mismos el "Consejo de Guerra."

NARRADOR: A las dos semanas de los ataques terroristas, lanzaron su revolución legal. Una opinión radical aseveraba que el Congreso no podía:

"poner límite alguno a las determinaciones del Presidente sobre cualquier amenaza terrorista, el nivel de fuerza militar que deba ser usado como respuesta, o el método, calendario, y naturaleza de la respuesta. Estas decisiones, bajo nuestra Constitución, deben ser tomadas únicamente por el Presidente."

NARRADOR: Impaciencia con el imperio de la ley - y la firme convicción de que el comandante en jefe tenía la autoridad para ignorarlo - se convertirían en la marca de la guerra contra el terrorismo.

(GUERRA EN AFGHANISTAN)

Presidente BUSH (7 Octubre, 2001): "Hace más de dos semanas, di a los líderes Talibanes una serie de exigencias claras y específicas. Ninguna de esas exigencias han sido atendidas, y ahora los Talibanes pagarán el precio."

NARRADOR: El asalto a los Talibanes en Afganistán se basó en la fuerza aérea amercana - y agentes de Estados Unidos en tierra ostentando el poder. Pero mientras Osama bin Laden y al Qaeda desaparecían en las abruptas montañas de la frontera Afgano - Pakistaní, el Pentágono dependía cada vez más de cazadores de recompensas.

Decenas de miles de panfletos con la promesa de "suficiente dinero para cuidar de tu familia (y) tu pueblo para el resto de tu vida" fueron lanzados por equipos de operaciones psicológicas.

JAVED IBRAHIM PARACHA: "¿Dónde está el árabe? ¿dónde está el árabe? ¿dónde está el árabe? Te daban mil dolares por un árabe. Treinta mil, cuarenta mil, sesenta mil. Los helicópteros anunciaban estas cosas por megafonía."

NARRADOR: Cualquier árabe en la región corría el riesgo de ser entregado como terrorista.

SHAFIQ RASUL - Detenido #086: Tan pronto como éramos entregados al ejército de EE UU, nos ataban las manos a la espalda y ponían sacos sobre nuestras cabezas.

NARRADOR: Shafiq Rasul, de veinticuatro años de edad, se encontraba entre los cientos de hombres que fueron rodeados por un señor de la guerra en el norte de Afganistán.

SHAFIQ RASUL - Detenido #086: No podíamos ver lo que pasaba. No podíamos ver nada a nuestro alrededor. No sabíamos a dónde nos llevaban. No sabíamos qué estaba pasando. Todo el tiempo gritaban cosas como que nosotros éramos los responsables del 11-S. Que habíamos matado a miembros de sus familias, y que iban a tomarse la venganza en nosotros. Y tenían rifles en las manos y podían dispararnos cuando quisieran.

Palabras de Mohamed Mazouz - Detenido # 294: "Éramos arrastrados como animales, cada uno tirando del otro al caminar."

Palabras de Jumah al-Dossari - Detenido #261: "Empezaron a hacernos correr hacia lo desconocido. Los prisioneros empezaron a gritar y llorar por el dolor agudo. Había muchos jóvenes con nosotros, y los soldados aumentaban sus insultos y palizas."

NARRADOR: En Washington, la cuestión sobre qué hacer con los cautivos se hizo urgente. Y el Vice Presidente se impacientó.







CONTINUARÁ...









































¿Dónde estais?

Seguidors

FEEDJIT Live Traffic Feed

CURRENT MOON